¿Comer o no comer carne?

Lo que estas comiendo te mantiene enferma, a continuación podrás darte cuenta que comer carne impide que tu cuerpo se recupere y se mantenga enfermo empeorando cada día más.

En un reciente estudio señala que la costumbre de comer carne roja puede estar relacionada con el riesgo de muerte prematura. Al aumentar el consumo de carne roja de al menos la mitad de una porción por día reflejo un aumento de un 10% más en el riesgo de muerte prematura según el estudio, publicado en la revista médica BMJ. Cuando se reemplaza la carne rojo por otra fuente de proteína podría ayudar a vivir más tiempo.

“Los datos sugieren que reemplazar la carne roja con otras fuentes de proteínas, como aves de corral, pescado, nueces, legumbres y granos enteros e incluso vegetales, puede reducir el riesgo de muerte prematura”, dijo el doctor Frank Hu, profesor de nutrición y epidemiología y presidente del Departamento de Nutrición de la Escuela de Salud Pública THard de Harvard, quien fue el autor principal del estudio.

“Lo que encontramos es que aumentar el consumo de carne roja se asocia con un mayor riesgo de mortalidad, y el riesgo es particularmente alto para las personas que aumentaron su consumo de carne roja procesada”, dijo.

Datos de la investigación

Los datos que se utilizaron fueron los hábitos de alimentación y el riesgo de mortalidad de 53.553 mujeres y 27.916 hombres en Estados Unidos entre 1986 y 2010.

Los datos, que provienen del Estudio de Salud de Enfermeras y el Estudio de Seguimiento de Profesionales de la Salud, la manera del seguimiento fue según la cantidad de carnes rojas y otros alimentos que cada adulto comía diariamente cada 4 años usando formularios auto-informados, y luego calculó el cambio en los hábitos alimenticios con el tiempo.

Las muertes por cualquier causa en los datos se confirmaron utilizando registros estatales y el índice nacional de muertes, entre otras fuentes.

Luego analizar los datos de tipo de alimentación y muerte, los investigadores encontraron que, un aumento de al menos la mitad de una porción de carne roja procesada y no procesada se asoció con un 13% y un 9% más de riesgo de muerte temprana, respectivamente. Los investigadores encontraron que una disminución en el consumo de carnes rojas y un aumento en el consumo de granos integrales, verduras u otras fuentes de proteínas se asoció con un menor riesgo de muerte en ocho años.

“Cuando las personas reducen su consumo de carne roja y comen otras fuentes de proteínas, y también alimentos de origen vegetal, en cambio, tienen un menor riesgo de mortalidad por todas las causas y mortalidad cardiovascular”, dijo Hu.

La doctora Heather Fields, especialista en medicina interna de la Clínica Mayo en Arizona, que no participó en la investigación, Dijo: “El estudio proporciona datos “valiosos e informativos” sobre las asociaciones de carnes rojas con resultados de salud deficientes”.

 “También hemos visto que el reemplazo de carnes rojas y procesadas con otras fuentes de proteínas se ha asociado con un menor riesgo de mortalidad en este estudio y en estudios anteriores”, dijo Fields.

“Teniendo en cuenta estos hallazgos, ahora podemos centrarnos en qué alimentos podemos agregar a la dieta para mejorar la longevidad y disminuir el riesgo de enfermedades crónicas”, dijo. “Además, ¿cómo podemos preparar estos alimentos para optimizar la ingesta de nutrientes mientras mejoramos la palatabilidad y hacemos que la alimentación saludable sea más placentera? Aquí es donde la investigación nutricional se vuelve emocionante”.

Estudios por separado han relacionado la carne roja con cambios negativos en la microbioma intestinal, que es el ecosistema de bacterias y microbios en su intestino.

Los cambios de hábitos son obligatorios para mantener una correcta salud intestinal, sobretodo si se padece colon irritable crónico.

Si necesitas ayuda para mejora tu salud intestinal solo ponte en contacto conmigo y te ayudare.